Inicio / DEPORTES / En kayak por el ascenso: Andrés Zanini, el jugador de Acassuso que rema todos los días para ir a entrenar

En kayak por el ascenso: Andrés Zanini, el jugador de Acassuso que rema todos los días para ir a entrenar

El defensor de 22 años se destaca en el club del Norte del Conurbano y tiene una historia especial: cada mañana rema varios kilómetros en su kayak para poder llegar a las prácticas. Le contó su experiencia a minutouno.com.

Si el Campeonato de la Primera B Metropolitana terminara hoy, el Club Atlético Acassuso sería uno de los equipos que lograrían el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino. Sin embargo, estas líneas lejos están de convertirse en una crónica deportiva.

Andrés Zanini tiene 22 años y forma parte del plantel del Quemero, que sueña con lo que sin dudas sería un histórico ascenso a la Primera B Nacional. Sin embargo, su historia, lejos de ser convencional, merece ser contada.

Como gran parte de los jugadores de las categorías menores del fútbol argentino, el defensor lejos está de los flashes y los lujos de los deportistas de elite, y el sacrificio y esfuerzo por ir a entrenar forma parte de su vida cotidiana. Aunque con una “perlita”: como vive en el Delta del Tigre, todos los días agarra su kayak y, literalmente, va remando hacia la costa para tomarse un colectivo que lo acerque al predio.

“Un día normal es levantarme a las 5.30, preparar el bolsito y el mate y salir de casa a las 6. Ahí agarro el kayak y voy remando hasta la costa de Tigre, donde lo dejo amarrado y camino hasta la estación de Tigre para tomarme un colectivo hasta Pacheco, que es por donde me pasa a buscar un compañero para ir al club”, detalla minuciosamente en diálogo con minutouno.com.

“La vuelta es prácticamente lo mismo, me dejan en Pacheco me tomo el colectivo hasta Tigre y de ahí agarro el kayak y voy hasta mí casa”, agrega el defensor. Una rutina que, de sólo ser escuchada, genera cansancio y agotamiento.
Cosa de todos los días

Si bien puede parecer algo fuera de lo común para la gran mayoría de la gente (ni hablar entre los jugadores profesionales), Andrés toma con total naturalidad usar el kayak para comenzar su rutina diaria. “Lo hice toda mí vida, tanto para entrenar y también para ir al colegio. Vivir en la isla implica todas esas cosas, tener que moverte por el río ya sea con un kayak, un bote, una lancha o lo que cada uno tenga”, cuenta.

“Lo hice toda mí vida, tanto para entrenar y también para ir al colegio”
Twitear

“Nosotros tenemos una lancha con motor, pero es la que usa mí papá para ir a trabajar y él tiene otros horarios. Yo no lo molesto y me manejo con el kayak tranquilo”, añade.
No hay tormenta que valga

Completamente ignorante en la materia, este cronista quiso saber cómo hace Zanini para ir a entrenar los días de tormenta o cuando la marea está bien alta. Algo que el jugador consideró casi una nimiedad.

“Me tengo que mojar, no queda otra. Llevo un paraguas, pero si no tengo en el momento me mojo todo, cuando llego me cambio y listo”, dice, mientras que para las subidas del río admite que intenta que lo lleven en lancha hasta la costa porque se puede “romper todo”.

Zanini hizo toda su carrera como futbolista amateur en Tigre, club al que llegó a los 10 años y en donde estuvo hasta el año pasado. En el Matador llegó a jugar en la Reserva y hasta fue al banco de Primera de la mano de Pedro Troglio.

Sin embargo, en 2018 vio que no iba a tener muchas más posibilidades y tomó la difícil decisión de partir. “Me hubiera gustado quedarme, pero si no lo hice en el club donde estuve tantos años creo que fue por algo. Las cosas se dan como se dan y hay que afrontar la realidad”, rememora.

Lo cierto es que Acassuso le abrió las puertas y así pudo llegar a firmar su primer contrato como jugador profesional: “En menos de un año logré muchas cosas que nunca me hubiera pensado lograr”.

Así las cosas, hoy el Quemero se encuentra cerca del ascenso y Zanini vive una actualidad impensada hace poco tiempo. De hecho, consultado por su sueño dentro del fútbol, no duda en vivir el presente. “Mí sueño hoy es conseguir el ascenso con Acassuso”, relata.

Sin embargo, y no sin mucha ilusión, también se atreve a soñar más allá: jugar en un club de Primera División e irse a probar suerte afuera también forman parte de sus anhelos profesionales.

“Creo que nada es imposible, el querer es poder y yo creo que puedo”, cierra Andrés Zanini, que entre remada y remada mantiene vigente un sueño que no entiende de impedimentos.

Compruebe también

Gallardo hizo algunos trabajos tácticos y no hay cambios para la final

La duda principal es Montiel que arrastra una distensión en el cuádriceps y llegaría con …

Tragedia en el Autódromo de Buenos Aires: murió un rescatista en un violento choque

Carlos Ortega falleció tras ser embestido por un vehículo cuando intentaba socorrer a otro auto …

Dejanos tu comentario